martes, 3 de marzo de 2015

Bibliográficas: Terra Nova: antología de la ciencia ficción contemporánea. Selección de Luis Pestarini y Mariano Villarreal, reseña por José De Ambrosio


La primera reflexión, antes incluso de hojear sus páginas, es que esta antología viene a completar o atenuar vacíos. Deplorables vacíos. En las últimas décadas el lector de ciencia ficción ha contemplado, con pesar, cómo la ciencia ficción ha ido disminuyendo sus publicaciones en forma alarmante, ha perdido su autonomía temática en las librerías (se añoran aquellas mesas y estanterías exclusivas, al menos en Argentina), y ojalá me equivoque ha disminuido sus lectores en beneficio de sagas monstruosas, aunque algunas estén vinculadas de alguna forma al género.
            Aporta, felizmente, un material que está en el ADN de la ciencia ficción: el cuento. Ocho inestimables cuentos. Por alguna extraña razón, los editores repiten desde el siglo pasado que los cuentos no venden, o venden mucho menos que las novelas (dentro de las cuales las unitarias a su vez venden menos que las que integran secuelas interminables). Pero las historias cortas exigen un mayor trabajo artesanal, un vigor argumental y gran exactitud, ya que prescinden de los elementos superfluos (personajes o acciones laterales, largas descripciones) que integran las novelas. En la ciencia ficción estas características afloran con mayor nitidez.

            Y además, aumentando sus méritos, ha hecho un equilibrio entre narraciones de autores anglosajones con otras de escritores de habla hispana. Por cierto que con un ligero desequilibrio para aplaudir: tres de aquellas y cinco de éstas.
            Todo lo dicho es harto suficiente para festejar este volumen y esperar que se repita (ya se anuncia Terra Nova 2).
            Y se debe agregar el valor individual de las historias.
            Considerando los relatos uno por uno es posible dividirlos en dos grupos marcados: los anglosajones y los escritos originalmente en nuestro idioma.
            Los primeros, con muy buen nivel, alientan la esperanza de que en aquel mercado del hemisferio norte, mucho más lucrativo sin dudas, no se apague la creación del género. Ken Liu (que nos trae una delicada fantasía recuperada de leyendas de sus ancestros), Ian Watson y Ted Chiang (espléndida descripción de vidas cibernéticas y su evolución, donde los operadores actúan a la manera de dioses de esos universos binarios) encuadran, cómodamente, en la tradición de la ciencia ficción anglosajona. Si algo se le puede reprochar al magnífico cuento de Chiang es que podría haber abarcado algunas páginas menos.
            Los restantes, más cercanos en todo sentido, son cuentos “de choque”, de osada vanguardia. Tramas avanzadas y en algunos casos difíciles, no de leer claro está, ya que el interés se mantiene alto, sino por sus enfoques: realidades que conocemos descriptas con crudeza y a las que se les ha adicionado el elemento fantástico. De aquellos marcianitos verdes, ingenuos extraterrestres, viajes a planetas lejanos, se evolucionó a duros cuentos de zombis (“Recuerdos de un país zombi”, poderosa descripción de la sociedad cubana a la que se añade con toda naturalidad el mundo zombi), a atrevidas variantes de vinculación sexual (“Deidre”, el amor lésbico con una androide que no prescinde de la ternura, y Memoria”,que explorando novedosas formas de amor requiere miras amplias de parte del lector), a la moderna fábula satírica (“Enciende una vela solitaria”, ésta sí de compleja lectura), al alquiler de cuerpos en un policial negro (bien negro, “Cuerpos”). Algunos de ellos (los de Mota y Jiménez) enmarcados fuertemente en ambientes, costumbres, nombres (el indio Padovani es inimaginable en un contexto angloparlante) y habla propia de España y Cuba, exhiben su independencia respecto de las tradicionales narraciones de Inglaterra o Estados Unidos. Queda en la sensibilidad personal del lector apreciar más algunos o resistirse a otros. Lo que no sucederá es que le resulten indiferentes.
            En resumen, una antología para perseguir, leer y atesorar.
José De Ambrosio

Terra Nova: antología de la ciencia ficción contemporánea, compilada por Luis Pestarini y Mariano Villarreal. Buenos Aires: Spórtula, 2013. 343 p. (Publicación, 37) Contiene: El zoo de papel, Ken Liu. Deirdre, Lola Robles. Recuerdos de un país zombi, Erick J. Mota. Enciende una vela solitaria, Víctor Conde. Cuerpos, Juanfrán Jiménez. Un día sin papá, Ian Watson. Memoria, Teresa P. Mira de Echeverría. El ciclo de vida de los objetos de software, Ted Chiang.

COMPRAR

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar